Un implante coclear es un dispositivo electrónico avanzado que se implanta durante una operación a personas con pérdida auditiva bilateral o pérdida auditiva neurosensorial bilateral. El implante ayuda a la rehabilitación de las personas que padecen esta enfermedad. El paciente no recupera la audición fisiológica, pero en términos de calidad la audición es similar. El implante está compuesto por dos partes: una  interna, implantada debajo de la piel, en el hueso detrás de la oreja y otra externa que transforma las señales acústicas en señales eléctricas que se transmiten posteriormente a la parte interna. El electrodo interno, que está colocado directamente en la cóclea, estimula el nervio auditivo y evoca experiencias auditivas.

En Europa, están disponibles algunos de los implantes más conocidos de las siguientes compañías: Advanced Bionics Ear, Cochlear, Neurelec y Medel. Todos esos modelos se están usando de manera satisfactoria en niños y ancianos para tratar la pérdida de audición profunda y la sordera. La selección del sistema adecuado debe basarse en un examen individual que tenga en cuenta el tipo de pérdida auditiva, la causa y la edad del paciente.

La primera cirugía de implante coclear en España la realizó el doctor Emilio García-Ibañez en el año 1985.